TEATRO ROMANO
DE ITÁLICA, ACONDICIONAMIENTO DEL GRADERÍO

El teatro se acomoda a la ladera Este del cerro de San Antonio y erige hacia el Guadalquivir, la auténtica fachada de la ciudad romana. El edificio original construido en el s. I a.C. fue objeto hasta el s. II d.C. de diversas ampliaciones que tuvieron su reflejo en la trama urbana de Santiponce. Las excavaciones arqueológicas realizadas durante el s. XX dejaron visibles importantes restos de gradas de mármol, piedra y huellas sobre el terreno de ambos materiales que fueron parcialmente completados en una reciente intervención con fábrica moderna; del mismo modo, fue restituida parcialmente la subestructura que sirvió de sostén a una parte del graderío. El resultado es un conjunto irregular que en su configuración actual no permite el recorrido de visitas o la celebración de otras actividades.

SANTIPONCE, SEVILLA  

2010-2012

PROMOTOR: CONSEJERÍA DE CULTURA, JUNTA DE ANDALUCÍA

 

FOTOGRAFÍA: JOSÉ MORÓN

La actuación se enmarca en una estrategia global de recuperación del teatro y se centra exclusivamente en la adecuación del graderío para facilitar su accesibilidad para la visita pública y la celebración de espectáculos con carácter puntual y transitorio.

Se proyecta un sistema reversible y desmontable que se limita a los elementos imprescindibles para proteger los restos romanos que aún se conservan. Consiste en una superficie horizontal de paneles fenólicos fijada sobre una estructura metálica de sección mínima que se apoya puntualmente en las faltas o llagas entre los sillares y que se eleva levemente para evitar cualquier contacto. El sistema permite la percepción completa de las caveas –restos arqueológicos y restituciones- desde los niveles inferiores, procurando pasar desapercibido o prácticamente invisible al visitante.

P 12 Teatro de Italica - 14P 12 Teatro de Italica - 14

REFERENCIAS

Reina Fernández-Trujillo, F. Proyecto de adecuación de graderíos y accesos. En Catálogo de la exposición…et petra movetur. Teatro Romano de Itálica. Sevilla: Editorial Jirones de Azul, 2012, p. 42-47