PROTECCIÓN DE LA EXCAVACIÓN ARQUEOLÓGICA DEL PATIO DE BANDERAS DE SEVILLA

Tras las campañas de excavación arqueológica realizadas en el periodo 2009-2013 (Tabales), desde el Patronato del Real Alcázar se decide proteger y cubrir de forma reversible el área excavada –de aproximadamente 700m2- recuperando la plaza preexistente, a la espera de una futura reanudación de los trabajos de investigación y puesta en valor del yacimiento completo.

PATIO DE BANDERAS, SEVILLA

2014-2015

PROMOTOR: PATRONATO DEL REAL ALCÁZAR Y DE LA CASA CONSISTORIAL DE SEVILLA

 

FOTOGRAFÍA: FERNANDO ALDA

II Premios de Arquitectura del COAS (2011-2015). Accésit en la categoría de Rehabilitación, restauración y arquitectura interior de promoción pública

Una vez protegidos los restos arqueológicos, se ejecuta un sistema de relleno compuesto por distintos estratos de poliestireno expandido a base de piezas prismáticas o bloques, alternados con soleras de regularización –capas de compresión- de canto muy reducido. En la primera capa las piezas de poliestireno se tallan y ajustan a las formas irregulares de las estructuras arqueológicas, obteniendo un volumen moldeado por el perfil del yacimiento.

La solución arquitectónica proyectada ha dado la posibilidad de acondicionar un espacio bajo rasante de aproximadamente 130m2 situado en la banda meridional del yacimiento que dispone de acceso restringido para su mantenimiento, conservación e investigación. Los restos arqueológicos que quedan a la vista son principalmente estructuras pertenecientes a un edificio de fase romana tardo-republicana (60-30 a.C.) y un perfil situado bajo un estrato islámico de gran entidad que deja en evidencia la secuencia de transformación del espacio urbano de Sevilla desde el siglo I a.C. al XI. d.C. Se sitúan aproximadamente a más de cinco metros de profundidad respecto al nivel de la plaza y los constituyen unas estancias y un espacio columnado que las limita en su frente meridional.

El sistema estructural se resuelve de manera constructivamente sencilla y es fácilmente reversible. La contención de tierras perimetral se ejecuta mediante muros de fábrica armada de bloques huecos de hormigón que siguen una directriz quebrada en planta, lo que beneficia la resistencia al empuje horizontal. Se encuentra simplemente apoyado sobre el suelo del yacimiento mediante losas de cimentación superficial, complementadas con elementos que garantizan un reparto extensivo y homogéneo de las cargas. Tanto en la zona cubierta como en el perímetro de la cripta, durante las obras se han extremado las precauciones para evitar cualquier contacto entre los nuevos materiales (morteros, bloques, hormigones, etc.) y los restos originales. La sala se muestra desvestida de materiales de revestimiento o acabado. Se dota de sistemas de ventilación e iluminación básicos, esta última dispuesta estratégicamente para iluminar de manera indirecta el plano de suelo y los restos arqueológicos.

Una discreta escalera desplegada entre las hileras de árboles de la plaza nos desciende a este espacio, cuya geometría en planta se acomoda a la de los restos arqueológicos, levemente girada por tanto respecto a la del espacio público.

REFERENCIAS

Reina Fernández-Trujillo, F. La conservación de los restos. En Tabales Rodríguez, M. A., Excavaciones arqueológicas en el Patio de Banderas. Alcázar de Sevilla. Memoria de investigación 2009-2014. Sevilla: Real Alcázar de Sevilla, 2015, p. 281-306.

Reina Fernández-Trujillo, F., Tabales Rodríguez, M. A. Protección de la excavación arqueológica del Patio de Banderas. Apuntes del Alcázar de Sevilla. 2015, nº16, p. 52-87.

Divisare: www.divisare.com/projects/306060-francisco-reina-fernando-alda-www-fernandoalda-com-protection-of-the-archaeological-excavation-in-the-patio-de-banderas

Archello: sp.archello.com/en/project/protection-archaeological-excavation-patio-de-banderas-sevilla